Trump y Putin celebran una cumbre bilateral en Finlandia

El presidente estadounidense, Donald Trump, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, se reunirán este lunes en una cumbre bilateral a celebrarse en Helsinki, Finlandia.

El avión de Putin aterrizó a las 10:00 am, hora local, en el aeropuerto internacional de la capital finlandesa, un día después de haber asistido a la final del Mundial de fútbol que se celebró en Moscú, Rusia.

Por su parte, Trump y su esposa Melania, arribaron a Helsinki el domingo. Comenzaron la jornada con un desayuno junto al presidente finlandés Sauli Niinistö y su esposa Jenni Haukio.

El presidente estadounidense espera entablar una relación personal con Putin. Muchos diplomáticos y analistas temen que Trump haga concesiones al presidente ruso en cuestiones como la guerra en Siria o la anexión de Crimea por Rusia.

Pocas horas antes de la cumbre, Trump afirmó en su cuenta de Twitter que las tensas relaciones entre Washington y Moscú se deben a una “caza de brujas” del FBI, que investiga la influencia rusa en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016.

También dedicó reproches a su predecesor en la Casa Blanca, Barack Obama, acusándole de no haber reaccionado antes al caso.

“Creo en tener reuniones con Rusia, China, Corea del Norte. Nada malo va a resultar de eso y tal vez salga algo bueno”, declaró Trump el domingo en una entrevista para CBS, en la que reconoció que acude a su cita con Putin con pocas expectativas.

Posiblemente, Siria tendrá relevancia especial en las conversaciones entre los dos dirigentes. Trump está impaciente por distanciarse de ese conflicto y retirar a las tropas estadounidenses desplegadas en el país, mientras que Rusia, que interviene en apoyo del régimen de Bashar Al Asad desde 2015, tiene la intención de desempeñar un papel clave en Siria.

Ambos líderes tienen cita a primera hora de la tarde en el palacio presidencial, que tiene una larga tradición de acogida de las cumbres Este-Oeste. Se reunirán primero a solas con sus intérpretes en el palacio presidencial, antes de sumarse a sus delegaciones respectivas para un almuerzo.

La cumbre de este lunes es la última etapa de un viaje de una semana por Europa en el que Trump atacó a sus aliados, especialmente Alemania, sin criticar al presidente ruso.

El encuentro se produce en un contexto particular, debido a la investigación realizada por el fiscal especial Robert Mueller sobre la interferencia rusa a favor de Trump en la campaña presidencial de 2016. Ésta vivió un nuevo episodio a tres días de la cumbre con la imputación de 12 agentes de inteligencia rusos acusados de piratear los ordenadores del Partido Demócrata estadounidense.

Trump prometió abordar el tema con su homólogo ruso, pero nadie se espera que le pida explicaciones sobre lo ocurrido. Muchos analistas temen que el presidente estadounidense no se muestre firme frente a Putin.

“Debemos tratar la Rusia de Putin como el Estado bandido que es”, declaró Richard Haass, presidente del laboratorio de ideas estadounidense Council on Foreign Relations, antes de la cumbre.

Es la cuarta vez que un presidente estadounidense se reúne con su homólogo ruso en Helsinki, después de los encuentros entre Gerald Ford y Leonid Brézhnev (1975), George Bush y Mijaíl Gorbachov (1990) y Bill Clinton y Boris Yeltsin (1997).

Horas antes de la cumbre entre Trump y Putin, la ONG Human Rights Council iluminó el palacio presidencial de Helsinki con el eslogan “El mundo entero los mira” para denunciar las atrocidades contra los homosexuales en Chechenia.

EL NACIONAL

Leave a Reply

Your email address will not be published.