El corazón xenófobo del norte del mundo

En las últimas semanas, las migraciones volvieron a estar en el centro del debate internacional.

La aplicación de la política de “Tolerancia Cero” por parte de la administración Trump (y sus consecuencias sobre la situación de los menores en la frontera con México) y la negativa de Italia a recibir en sus puertos las embarcaciones de ONG que rescatan migrantes en el Mediterráneo, tuvieron lugar mientras el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) celebraba un nuevo Día del Refugiado dando a conocer nuevos e impactantes datos sobre este fenómeno.
Ambos casos parecen responder a una nueva oleada de xenofobia y miedo en la que los líderes más conservadores de los dos lados del Atlántico se escudan detrás de la defensa de los valores, de la cultura y de la ley ante lo que definen como “invasión”, sin ruborizarse.

Italia cada vez más cerca del este
y alejada del sur

Cuando Matteo Salvini, actual ministro del Interior de Italia, negó el permiso de llegar a un puerto italiano al Aquarius, barco cargado con 630 migrantes rescatados en una noche de las aguas del Mediterráneo, sabía bien lo que eso conllevaría. En primer lugar, estaba cumpliendo con su discurso de campaña.
En las elecciones italianas del pasado 4 de marzo su partido de derecha, La Lega, obtuvo un resultado sorprendente gracias a su línea anti-inmigración. Salvini, acusado de xenofobia y de promover el odio racial, vistió de humanitario el rechazo al desembarco: sin puertos adonde llegar no va a haber más travesías, ni tragedias en el mar. También se enfrentó abiertamente a quienes había acusado tantas veces desde los púlpitos televisivos en los que se jugaron las elecciones: las ONG humanitarias. El Aquarius pertenece a Médicos Sin Fronteras y a SOS Mediterranée, dos organizaciones internacionales que prestan ayuda a los miles de migrantes en dificultad en el camino hacia las costas europeas, muchas veces engañados, abandonados en aguas internacionales o atiborrados en barcazas a punto de hundirse.

La nueva cruzada contra migrantes, ONG y burócratas le valió a la derecha xenófoba italiana una popularidad del todo inesperada.
Pero para Salvini, y aparentemente para un cuarto de los votantes italianos también, con la excusa de los derechos humanos –frase internacionalizada si las hay– las ONG promueven la inmigración ilegal y hasta serían parte de un negocio millonario.
Su decisión fue también un claro mensaje a la Unión Europea (UE): en Italia las cosas cambiaron. El precedente gobierno de centro-izquierda había levantado la voz repetidas veces en Bruselas exigiendo un cambio en las políticas migratorias en favor de los países receptores en el sur del continente, pero también había aceptado todas las dilaciones y parches que la UE le dio al asunto con tal de no poner en tensión las relaciones continentales. Con Salvini, ahora, Italia está dispuesta a ir al conflicto con sus socios, especialmente franceses y alemanes.

La nueva cruzada contra migrantes, ONG y burócratas le valió a la derecha xenófoba italiana una popularidad del todo inesperada.
Según una encuesta difundida luego del accidente del Aquarius, La Lega es hoy el primer partido en intención de voto, superando inclusive a sus socios en el ejecutivo del Movimiento 5 Estrellas.
Y en Europa también hubo reacciones muy positivas. El grupo de Visegrad, formado por Polonia, Hungría, República Checa y Eslovaquia ve con muy buenos ojos las posturas del nuevo gobierno italiano, un potencial aliado contra Berlín y París.
Se trata de cuatro países gobernados por partidos de derecha, con buenas relaciones con Rusia y con posiciones muy duras contra los inmigrantes –en 2015, el gobierno de Orban en Hungría construyó un muro en la frontera con Serbia para impedir el paso a los refugiados de la guerra siria, y hace pocas semanas emanó una ley que prohíbe ayudar a migrantes ilegales en su territorio–.
A este bloque se le agregan hoy Austria y su gobierno ultra-conservador –guiado por Sebastian Kurtz– e Italia, que lograron volver a poner en discusión la política europea sobre migración y forzaron a Francia y Alemania a elaborar un nuevo plan de cara al Consejo Europeo de fines de junio.
La posición del grupo díscolo es clara: la política migratoria de la UE ha fracasado y es necesario tomar medidas drásticas.
Durante la cumbre informal sobre migraciones que se celebró el pasado fin de semana en Bruselas, el primer ministro italiano Giuseppe Conte presentó oficialmente el European Multilevel Strategy for Migration, una propuesta basada en unas pocas ideas clave que resumen la posición italiana, muy similar a la de los gobiernos del este.
Una presentación que tuvo el gusto de una amenaza: de no avanzar hacia el endurecimiento de la política migratoria, la por ahora velada alianza populista y xenófoba podría consolidarse.

En principio, el proyecto pide establecer una mayor presencia europea en los puntos calientes de los flujos migratorios desde África, que para Roma son Níger y Libia.
Italia ya envió un contingente de 470 militares y 130 medios de tierra y aire en Níger para “combatir a las mafias y los traficantes de seres humanos”, y disminuir la llegada de migrantes desde el centro y oeste del continente.
En febrero de 2017, el entonces gobierno de Gentiloni firmó un memorándum con el primer ministro del gobierno de Tripoli, Fayez al Serraj (hay que recordar que desde la caída de Muamar Kadafi en 2011 Libia está sumida en el caos institucional y hay más de un gobierno que reivindica la soberanía del país), pacto que prevé el desembolso de 800 millones de euros para la formación y provisión de la guardia costera libia, para que evite nuevas partidas hacia Italia y se haga cargo del rescate en aguas internacionales.
Hoy, en cambio, se propone un sistema más parecido al que la UE negoció con Turquía en el pico de la crisis de los refugiados sirios: se crearían en África centros de detención y repatriación, los hotspots, financiados con fondos europeos.
En un principio, el boceto prevé también la participación de Acnur y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), a pesar de que estas últimas hayan tenido un discurso muy crítico frente a la gestión italiana en el Mediterráneo.

Los acuerdos con Libia y Turquía han recibido todo tipo de acusaciones, desde el desvío de los fondos de la cooperación hasta la incapacidad de las autoridades locales de enfrentar su propia debilidad institucional.
Reportajes e investigaciones comprobaron prácticas inhumanas en las costas de Libia, como la trata, prostitución forzada y hasta la venta de esclavos, con la tácita anuencia —o hasta complicidad— de las instituciones financiadas con fondos italianos y europeos. La guardia costera libia ya recibió sendas denuncias por maltratos, violencia, abandono y por negarse a prestar ayuda a náufragos en alta mar.

Hoy Italia amenaza con rever los parámetros del Tratado de Schengen, que determina la libre circulación de las personas dentro de los países UE, uno de los pilares fundamentales de la Unión misma. También por eso, el otro punto sobre el que insisten los italianos es el de reforzar las fronteras externas de la UE. Esto significaría la creación de una Guardia Costera Europea conformada por profesionales de los 28 Estados, con poderes de policía para perseguir a los traficantes de migrantes pero también a las ONG acusadas de ser sus cómplices.

PANORAMA

Leave a Reply

Your email address will not be published.