¡¡Siii CLARO!! Ramón Velásquez: Solventar el problema del agua requiere consciencia

Inversión en equipos y mantenimiento, pero también del apoyo consciente de parte de la comunidad, son los elementos claves que se necesitan para superar las fallas que actualmente existen con el suministro de agua potable en la Gran Caracas (Distrito Capital, Miranda y Vargas).

No obstante, la naturaleza juega un papel fundamental en el problema del líquido vital, porque, tal como lo ha constatado el ministro de Ecosocialismo y Aguas, Ramón Velásquez, los problemas con la distribución tienen su origen en el bajo nivel que presentan los embalses que proveen el agua para la Gran Caracas.

Las fallas en el suministro se han originado producto de la fuerte sequía registrada en el país, hecho que ha provocado un impacto fuerte en la maquinaria de los 10 embalses que surten agua a los sistemas Tuy 1, 2 y 3; y a los sistemas de Barlovento en el estado Miranda”, explicó la semana pasada el ministro Velásquez.

Un sistema difícil. Sin embargo, a este factor se suma el nivel engorroso de operatividad que tienen estos tres sistemas, sobre todo el Tuy III, que abarca la gran parte de las barriadas capitalinas.

“Nuestro sistema hidráulico es, quizá, el más complejo del mundo y tiene 40 años de existencia”, explica el presidente de Hidrocapital, Eddinson Torrealba.

El procedimiento en general, según lo detalla Torrealba, consiste en “abastecer a través de los embalses, luego potabilizar el agua y finalmente distribuirla”.

El conflicto inicia en el abastecimiento. De los diez embalses que nutren a la región capital, dos de ellos, Ocumarito y Lagartijo, considerados los de mayor volumen, están en estado crítico.

Otro embalse significativo, como lo es el de La Mariposa, también registra niveles muy bajos.

Según el presidente de Hidrocapital, cuando se presentan estas situaciones con los niveles de los embalses, deben realizar maniobras para poder surtir a los sistemas que dependen de estos depósitos naturales.

Las maniobras, si bien solucionan el déficit por un lado, provocan retrasos por el otro, afectando el envío de agua a determinadas zonas, mientras se surten a otras comunidades.

“Cuando el agua entra con menos capacidad a las plantas de bombeo debemos aplicar regulaciones en distintas zonas”, asevera Torrealba.

De hecho, es por esta situación que el ministro de Ecosocialismo y Aguas ha precisado los porcentajes en cuanto a desabastecimiento registrados en poblaciones de Gran Caracas por esta situación.

“En Miranda, específicamente en Los Valles del Tuy la población se ha visto afectada en 70% de la capacidad de suministro; luego están los Altos Mirandinos con 50% de disminución; y Caracas que se ha visto afectada en 30%”, detalló Velásquez.

Pero, además, están las averías, que se presentan de manera imprevista e interrumpen el sistema.

“Hay fallas que producen retrasos de hasta 10 horas. Luego de realizar las reparaciones, la recuperación del suministro se hace lentamente, hasta asegurarnos que el flujo de la corriente puede tomar su ritmo normal”, indica Torrealba.

Mientras el suministro se reactiva gradualmente, los sectores ubicados en las partes altas son los primeros en ser afectados porque el agua no tiene fuerza para llegarles.

Trabajos. El ministro Velásquez asegura que se viene ejecutando el Plan de Aguas 2018, tal como fue planteado, con el fin de mejorar el suministro a nivel nacional.

El programa de inversión es llevado a cabo por el despacho, y forma parte de una inversión de BsS 16,7 millones que se irán aprobando parcialmente hasta 2019, y de los cuales ya se han hecho dos desembolsos por BsS 3,2 millones.

Para el Distrito Capital, Miranda y Vargas es Hidrocapital el ente que ejecuta las obras estructurantes, de aducción y distribución.

Según Velásquez, el plan incluye reponer repuestos, sobre todo para las plantas de bombeo, cuya adquisición “se ve afectada por la dificultad de reponer las partes dañadas, pues el bloqueo económico y financiero impuesto por el gobierno de Estados Unidos, sus países serviles del continente y la Unión Europea, impiden que Venezuela pueda comprar esos equipos”.

Aún así, Hidrocapital mantiene desplegados 3.500 trabajadores detectando averías, además de garantizar que las 246 estaciones de bombeo que surten a los 3 sistemas y a los 6 acueductos que alimentan a Gran Caracas funcionen.

También indicó, que a pesar del bloqueo se han podido adquirir algunos repuestos, y con ellos, por ejemplo, se “han activado nuevas tomas para el bombeo de agua en varios sectores, como en el río Tuy para surtir a la población del Tuy; y en el embalse La Pereza del estado Miranda, para surtir a Caracas”.

Hay que ponerse serio

“Hace falta conciencia para el consumo del agua”, afirma el presidente de Hidrocapital, Eddinson Torrealba. Una de las medidas tomadas para ayudar a las comunidades fue el de asistirlas con cisternas, descubriendo luego el cobro ilegal de tarifas que los choferes aplicaban a los vecinos, y sobre el cual se tomaron medidas.

Así mismo, asegura que en muchas comunidades hay malas practicas como el uso ilegal de bombas para extraer el agua de tuberías, tomas ilegales conectadas a tuberías y hasta manipulación indebida de hidrantes para desviar el agua. “Son situaciones que se deben esclarecer y tomar acciones, incluso legales, para evitarlas”, afirmó.

En el tuy ligan que llueva

Argenis Salvador Medina, alcalde del municipio Simón Bolívar, indicó que la fuerte sequía ha afectado severamente el nivel de los embalses. En Yare existen dos importantes reservorios de agua potable, Lagartijo y el embalse Quebrada Seca, ambos surten a una parte de Caracas y a los Valles del Tuy.

Comentó que la capacidad de almacenamiento en Lagartijo es de 80 millones de metros cúbicos, pero ahora su nivel llega a 34%, por lo que el bombeo se reduce a 60%.

El embalse Quebrada Seca, ubicado entre Yare y Santa Teresa también está por debajo de nivel. Su cuota de agua se ha reducido 85%.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Leave a Reply

Your email address will not be published.