Nelson A. Pérez: Fraude y muerte constituyente

Durante todo este largo proceso de desgobierno del régimen de Nicolás Maduro, signado por corrupción, narco tráfico, hambre y muerte, el pueblo democrático venezolano, en las urnas de votación, ha dado muestra de fortaleza, coraje y actitud republicana. La primera muestra fue en diciembre de 2015 en donde el pueblo soberano, con más de 14 millones de sufragios, escogió 112 diputados a la Asamblea nacional, designio popular desconocido por el régimen.

Se inicia una secuencia de hechos truculentos, inconstitucionales y aberrantes para desconocer la voluntad del pueblo democrático y soberano:

• 1.- Asumen el control absoluto del CEN, TSJ y la sumisión FANB.
• 2.- Desconocen a la AN e inventan un desacato del órgano legislativo.
• 3.- Asumen el control de legislar a través de TSJ, así mismo, inician la criminalización de la política por éste órgano judicial, persiguiendo y encarcelando a todo el que se le oponga.
• 4.- El TSJ en conjunción con el Poder Ejecutivo, secuestran el presupuesto de ingresos y gastos de la Nación, ahora, compran y se dan el vuelto.
• 5.- El CNE prostituye los procesos electorales regionales para gobernaciones y alcaldías, posponiendo y fijando fechas a su antojo y conveniencia. Contraviniendo la ley que rige estos procesos.
• 6.- El TSJ y El CNE desconocen y bloquean abiertamente la convocatoria al referendo revocatorio del mandato de maduro, propuesto por el pueblo y establecido en la constitución.
• 7.- Juegan al gato y al ratón con el dialogo y la mesa de negociación.
• 8.- Imponen una ANC pasando por encima del pueblo y lo establecido en los artículos: 5, 347 y 348 constitucionales.
• Se apoyan en la inhumana actuación de las FANB en especial la GNB, para aplicar toda esta estrategia de desconocimiento de la Carta Magna vigente e imponer un régimen comunista en tierra venezolana. Hasta ahora la “gloriosa” FANB lleva más de 120 jóvenes muertos en sus charreteras.

El pueblo venezolano, en su gran mayoría, actuando dentro del marco constitucional, ha batallado democráticamente para oponérsele a este régimen de terror. El 16 de julio en un acto cívico y electoral con más de 7 millones 600 mil firmas, que representan la verdadera consulta popular contra la ANC le dijo no a este adefesio de Maduro.

Hoy 30 de julio el inmenso silencio del pueblo ante la truculenta elección constituyente, sienta la base del nuevo combate que se avecina. No sufragaron más de 2 millones 800 mil personas.

El fraudulento CNE señala, entre gallos y medianoche, que 8 millones 889 mil 320 electores le dijeron si a la ANC. El descaro del régimen no tiene nombre. La mentira tiene patas cortas. Un proceso electoral con un control Absoluto del CNE, sin veedores creíbles, sin acceso a la prensa nacional e internacional. Este descarado proceso constituyente deja como saldo 16 jóvenes asesinados en todo el territorio Nacional.

Sin embargo la realidad es otra. Subyace en toda esta tragedia un pueblo que abrirá nuevas trincheras de lucha por su libertad y porvenir. No se quedará de brazos cruzados.

Nos espera, ahora, una lucha más dolorosa. Una vez instalada la fraudulenta ANC, vendrá un proceso de desconocimiento de las instituciones que le estorban al régimen. Iniciaran por la Fiscalía General de la República. Lugo la AN, le quitaran arbitrariamente la inmunidad parlamentaria a los diputados opositores y vendrán persecuciones contra ellos. Arremetida feroz contra los medios de comunicación social, prensa, radios, televisoras, etc.

La fraudulenta constituyente tendrá dos roles: oprimir a la disidencia democrática con persecución y muerte. Imponer las comunas como el nuevo y esclavizaste modelo de participación política del pueblo oprimido. Eliminar la iniciativa privada de producción, distribución y consumo e imponer la política de los CLAP, instrumento de sumisión para el pueblo trabajador. Eliminarán la propiedad privada e impondrán la propiedad colectiva a lo largo y ancho del territorio nacional. Institucionalizaran el narco estado.

Quedó evidenciado, como lo hemos señalado, que el carnet de la patria, es un instrumento de sumisión y no de liberación como el régimen vocifera.

Pero el pueblo venezolano no parará, mañana 31 de julio se continuará con los trancazos, ahora, con más voluntad y determinación.

Los pueblos y naciones libres del mundo presionarán con más tino sobre el régimen, vendrán sanciones contra el gobierno que lamentablemente pesarán sobre el ya depauperado pueblo venezolano pero que son necesarias.

Se abrirán más las heridas y el régimen será más feroz en su arremetida dictatorial. Al final, como siempre lo señala la historia patria, el pueblo libertario aplastará al opresor y renacerá la democracia.

Econ. Nelson A. Pérez Valdivieso.
Miembro del Secretariado Nacional de Movimiento Progresista de Venezuela. MPV.
nelsonapv1948@hotmail.com

LA PATILLA

Leave a Reply

Your email address will not be published.