Gervis Medina: El nivel de ineptitud del gobierno, es proporcional a la ineptitud de la MUD

¡Esta gente no sabe hacer sino bochinche! Estas palabras fueron pronunciadas por Sebastián Francisco de Miranda,  a lo mejor sin saberlo, expresaría una sentencia de ruina y caos para el pueblo venezolano, que parece hallarse en sintonía con la anarquía, desmoralización y desorden como modus vivendi, en nuestros tiempos.

El estatuto del crimen, como acto desestabilizador por excelencia  y por tan­to,  el inepto liderazgo que ha fortalecido a quienes detentan el Poder del Estado, a través del Gobierno de turno, y quienes se hacen llamar opositores al Gobierno, son el verdadero enemigo de la sociedad venezolana. Sobre lo que  estimo se funda  y destruye a un orden social, en el desmoronamiento de esas bases que perfila la imagen de una sociedad existente más allá de las posibilidades del accionar humano.

Mientras la dirigencia política, siga improvisando obtendrá siempre los mismos resultados. Ella ha demostrado que el delincuente dejó de ser “un salvaje perdido en nuestra civilización”, ante el ausentismo de aplicación de las normas, ha conseguido su norte, dictando las reglas en este caos y anarquía que vivimos, a raíz de la falta de liderazgo serio que trabaje en beneficio con los fines del Estado, esto es proveer de bienes y servicios a sus administrados; más no en provecho propio.

A causa de degeneración, retorno atávico o desarrollo insuficiente; el nicho criminal está presente en nuestro diarismo, cuando debes pagar peajes en los trancones, robos, violaciones, vacunas, protección de grupos delictivos acompañados de funcionarios policiales y militares en muchos casos.  Así mismo, cuando vemos que una página web, es quien dicta las reglas de la economía para un país. Haciendo desastres a las clases con menos recursos y empobreciendo a la clase media.

Durante las últimas tres décadas, Venezuela ha venido padeciendo una dura experiencia con el déficit de líderes, principalmente en la gestión pública, situación que tenemos que remediar construyendo un verdadero liderazgo a través de la formación de nuevos líderes políticos, para lo cual nos sirve como base el tener en cuenta lo intelectual, lo emocional, lo espiritual y lo material; e influir de manera positiva en el país y en su comunidad, todo esto para lograr remontarnos sobre la crítica situación por la que atravesamos.

El déficit de líderes, se debe a la desmoralización y desánimo causado por la influencia del soborno, el tráfico de influencias, el cuanto hay pa’ eso, la pérdida de principios y valores, además de muchos otros aspectos, que sin lugar a duda han llevado a la  industria de la estupidez, inmediatez, mediocridad e ineptitud a nuestros “líderes” y al conformismo y mesianismo de nuestra población.

Nuestro país, requiere un liderazgo de compromiso colectivo, donde el líder individualmente haga parte de ese compromiso y lo saque adelante con sus ideas y autoridad. El verdadero liderazgo debe estar enmarcado dentro de la legitimidad e institucionalidad, encaminado a alcanzar el sentido de pertenencia y unidad ideal.

Dada la situación crítica y de conflicto por la que actualmente atraviesa Venezuela, se considera que el tipo y estilo de liderazgo requerido es un liderazgo democrático, ético y profundamente espiritual. Esos nuevos líderes políticos a formarse, deben tener como principios: el valor de la solidaridad; el respeto a la diversidad, la lealtad y el compromiso y el desarrollo de la participación. Deben ser conductores honestos, con prestigio intelectual y humano, para que asuman un proyecto capaz de generar seguidores organizados y comprometidos con una causa para el ejercicio del Poder.

El perfil de los verdaderos y nuevos líderes políticos, debe conllevar a los partidos y movimientos políticos existentes a buscar un replanteamiento, una renovación y modernización, dejando de lado el clientelismo, la prepotencia y demás vicios en los que han caído, y reflexivamente de manera constructiva, buscar legítimos liderazgos políticos a través de un conjunto de actividades, relaciones y comunicaciones interpersonales que permitan movilizar personas, grupos o sociedad específica, consciente y voluntariamente para lograr unos objetivos socialmente útiles, sin egoísmos ni destrucciones.

El país puede tener o haber tenido excelentes líderes políticos, pero desafortunadamente durante las últimas décadas, dada la falta de modernización y regeneración de los partidos y movimientos políticos, además de la falta de políticas públicas al respecto, ha permitido que se pierda el norte en el liderazgo político. En las épocas actuales se llama líder político a cualquier dirigente, sin que este reúna las características y cualidades fundamentales que un líder político debe tener.

Se ha llegado a extremos, que algunos de quienes ocupan altos cargos en el estado, o en su defecto “lideran” políticas y organismos de este, adolecen de los suficientes conocimientos intelectuales, la suficiente visión, coraje, creatividad, perseverancia, “pasión sana” y sociabilidad, conllevando a un liderazgo político superficial y mediocre.

En la actualidad y dada la constante tirantes y discrepancias entre los diferentes partidos y dirigentes políticos en el país, se han logrado conformar simplemente grupos y dirigentes “politiqueros”, sin objetivos benéficos comunes encaminados a la búsqueda de la reconciliación nacional y al mejoramiento de la calidad de vida de todos sus habitantes. Muchos pretenden llegar a ocupar altos cargos del estado llevados por el afán de poder y la fama, confundiendo el liderazgo con la manipulación, el quítate tú pa’ ponerme yo, el engaño y la compra de conciencias. Ha predominado la ausencia de capacidad y la ausencia de principios que deben guiar la actuación de un líder.

Por lo que propongo, una reconciliación nacional, donde todos los representantes de la sociedad, aborden el tema, exista debate y unas primarias dentro del liderazgo opositor, de los cuales les exijo a ambos sectores que renuncien a sus cargos, porque la crisis política les quedó grande. Por lo tanto están aplazados en Política, debido a que los niveles de ineptitud del gobierno, son proporcionales a la ineptitud de la MUD.

Gervis Medina

Abogado-Criminólogo

LA PATILLA

Leave a Reply

Your email address will not be published.