Luis Somaza: Hambre para el pueblo e indolencia para el gobierno

La grave miseria que vive día a día el pueblo venezolano, es el resultado de un conjunto de medidas fracasadas y absurdas, tomadas por el régimen de Nicolás Maduro. La crisis alimentaria en Venezuela se agrava con el pasar del tiempo, esta situación ha llevado a que miles de personas lleguen al punto de verse en la necesidad de alimentarse de la basura.

Es inaceptable que el 94% de los venezolanos no consigan todos los productos necesarios para un régimen alimenticio balanceado, generándose así miles de casos de desnutrición agravados en todo el país.

Durante mis recorridos en las comunidades, me he encontrado con esta terrible realidad que cada día se vuelve más común. Lamentablemente es habitual el escuchar entre los venezolanos la mal llamada “dieta de Maduro” que tanto daño nos ha causado.

Nuestros niños cada vez tienen menos nutrientes necesarios para su desarrollo físico e intelectual. Lo que ha generado una grave situación en el normal desenvolvimiento de los más pequeños, diariamente escuchamos cientos de casos donde nuestros niños se han desmayado en sus escuelas y hogares por la falta de alimentos.

En el sector El Placer de María, ubicado en Baruta, pude constatar muy de cerca la situación del señor Marino Pirela, quien a sus 65 años de edad padecía de un grave caso de desnutrición, donde llegó a pesar tan solo 45 kg. Además de haber sufrido dos accidentes cerebro vascular, lo que le impidió su habla y motricidad.

Desde la Comisión de Desarrollo Social y Bienestar Comunitario del Concejo Municipal de Baruta, hicimos todo lo posible por ayudarlo, pero lamentablemente dado su crítico estado de salud, falleció.

En Venezuela no pueden seguir ocurriendo situaciones como estas, es repudiable que los venezolanos no puedan disponer de los recursos necesarios para adquirir la canasta básica, la cual actualmente supera los 743.596,88 bs, lo que equivale a 4,4 salarios mínimos.

LA PATILLA

Leave a Reply

Your email address will not be published.