El contrato se firmó en el 2008. El fallecido presidente Hugo Chávez prometió activar la primera turbina para septiembre de 2012, en la Industria Metalúrgica Pescarmona S. A. I. C y F (Impsa) y el Consorcio OIV Tocoma, de la Central Hidroeléctrica Manuel Piar, en el río Caroní. Hoy sigue sin arrancar, publica Versión Final. Por Paola Cordero La represa hidroeléctrica del río Caroní, sería la cuarta construcción en la cuenca destinada a la generación de energía. Con una inversión inicial de tres mil millones de dólares. Para el año 2015 el monto sobrepasó los nueve mil 400 millones de dólares. Unas 10 unidades generadoras producirían dos mil 160 MW diarios, con un promedio anual de 12 mil 100 GWH, que actualmente fortalecería el sistema eléctrico en total decadencia. En noviembre del 2015 se realizó el llenado de la represa, tras la culminación de las obras civiles, pero el funcionamiento de las turbinas hoy en día continúa paralizado. Un año más de espera, el peor para el Sistema Eléctrico Nacional. Expertos en ingeniería eléctrica consultados vía telefónica por Versión Final aseguraron que el funcionamiento de Tocoma influiría positivamente en la superación de la crisis hidroeléctrica. “El embalse ya tiene agua, pero las máquinas siguen paradas. La promesa que hizo Luis Motta Domínguez de activar este año, tampoco va a ser cumplida”, aseguró Miguel Lara, ingeniero eléctrico. Lara destacó que el plan de racionamiento masivo hoy vigente se hubiese evitado, o por lo menos no tendría tal magnitud. “El racionamiento son dos mil MW por 20 horas, Tocoma produciría más de dos mil MW de servicio, el equivalente a lo que se está racionando”, dijo. Ya son ocho años y no ha funcionado ni una máquina. Llegan los plazos establecidos por ellos mismos y no los cumplen, todas se convierten en obras inconclusas, comentó el ingeniero eléctrico. Winston Cabas, presidente de la Comisión Eléctrica del Colegio de Ingenieros de Venezuela, calificó como “otro elefante rojo del Gobierno” la obra en el río Caroní. El presidente de la comisión de electricidad apuntó que con el funcionamiento de la Hidroeléctrica Manuel Piar, la crisis en el servicio eléctrico se hubiese atenuado o minimizado desde un principio. No es “El Niño” Para Cabas el problema real que presenta el Sistema Eléctrico Nacional no es el fenómeno “El Niño”, ni las centrales hidroeléctricas, sino las termoeléctricas del país que siguen en un porcentaje muy bajo de disponibilidad. “Tenemos un parque termoeléctrico de aproximadamente 21 mil MW instalados y solo hay disponibles seis mil 500. Las centrales termoeléctricas no están operativas en 100 % por lo que a la represa del Guri se le exprime hasta la última gota”, concluyó el experto en energía. El Nacional, a través de su portal web, reseñó que los trabajadores e ingenieros de la obra, responsabilizaron por el retraso a la empresa IMPSA, encargada de la instalación de las turbinas, mientras que los contratistas afirmaron que los montos adeudados por la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) a la empresa, aproximadamente unos 50 millones de dólares, son la causa real del retraso.

tocomaAVN_980-768x512

El contrato se firmó en el 2008. El fallecido presidente Hugo Chávez prometió activar la primera turbina para septiembre de 2012, en la Industria Metalúrgica Pescarmona S. A. I. C y F (Impsa) y el Consorcio OIV Tocoma, de la Central Hidroeléctrica Manuel Piar, en el río Caroní. Hoy sigue sin arrancar, publica Versión Final.

Por Paola Cordero

La represa hidroeléctrica del río Caroní, sería la cuarta construcción en la cuenca destinada a la generación de energía. Con una inversión inicial de tres mil millones de dólares. Para el año 2015 el monto sobrepasó los nueve mil 400 millones de dólares.

Unas 10 unidades generadoras producirían dos mil 160 MW diarios, con un promedio anual de 12 mil 100 GWH, que actualmente fortalecería el sistema eléctrico en total decadencia.

En noviembre del 2015 se realizó el llenado de la represa, tras la culminación de las obras civiles, pero el funcionamiento de las turbinas hoy en día continúa paralizado. Un año más de espera, el peor para el Sistema Eléctrico Nacional.

Expertos en ingeniería eléctrica consultados vía telefónica por Versión Final aseguraron que el funcionamiento de Tocoma influiría positivamente en la superación de la crisis hidroeléctrica.

“El embalse ya tiene agua, pero las máquinas siguen paradas. La promesa que hizo Luis Motta Domínguez de activar este año, tampoco va a ser cumplida”, aseguró Miguel Lara, ingeniero eléctrico.

Lara destacó que el plan de racionamiento masivo hoy vigente se hubiese evitado, o por lo menos no tendría tal magnitud. “El racionamiento son dos mil MW por 20 horas, Tocoma produciría más de dos mil MW de servicio, el equivalente a lo que se está racionando”, dijo.

Ya son ocho años y no ha funcionado ni una máquina. Llegan los plazos establecidos por ellos mismos y no los cumplen, todas se convierten en obras inconclusas, comentó el ingeniero eléctrico.

Winston Cabas, presidente de la Comisión Eléctrica del Colegio de Ingenieros de Venezuela, calificó como “otro elefante rojo del Gobierno” la obra en el río Caroní.

El presidente de la comisión de electricidad apuntó que con el funcionamiento de la Hidroeléctrica Manuel Piar, la crisis en el servicio eléctrico se hubiese atenuado o minimizado desde un principio.

No es “El Niño”

Para Cabas el problema real que presenta el Sistema Eléctrico Nacional no es el fenómeno “El Niño”, ni las centrales hidroeléctricas, sino las termoeléctricas del país que siguen en un porcentaje muy bajo de disponibilidad.

“Tenemos un parque termoeléctrico de aproximadamente 21 mil MW instalados y solo hay disponibles seis mil 500. Las centrales termoeléctricas no están operativas en 100 % por lo que a la represa del Guri se le exprime hasta la última gota”, concluyó el experto en energía.

El Nacional, a través de su portal web, reseñó que los trabajadores e ingenieros de la obra, responsabilizaron por el retraso a la empresa IMPSA, encargada de la instalación de las turbinas, mientras que los contratistas afirmaron que los montos adeudados por la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) a la empresa, aproximadamente unos 50 millones de dólares, son la causa real del retraso.

Leave a Reply

Your email address will not be published.